jueves, 1 de marzo de 2012

A small dose of luxury...

Ayurveda


Mi amiga MD me regaló para mi cumpleaños un masaje ayurvédico pero hasta esta semana no lo llevamos a cabo, sólo hemos tardado seis meses! Acudo con cierta frecuencia a un fisioterapeuta así que estoy acostumbrada a recibir masajes, pero nunca hasta ahora había probado esta modalidad.

Como suele ocurrirme, empecé a disfrutar de la experiencia ya unos días antes de la cita, imaginando cómo iba a ser, bromeando y fantaseando sobre ello. Sólo el hecho de ir juntas a darnos un masaje era todo un acontecimiento. Acabamos embadurnadas de aceite y muertas de la risa, así que se cumplieron nuestras expectativas.

Acostumbrada a las manos de mi fisio, más que un masaje fue como recibir caricias durante cerca de una hora. La sensación es muy agradable, y perdura en la piel incluso después de haber absorbido los aceites. Un auténtico lujo para los sentidos...

Os dáis masajes a menudo? Conocíais el masaje ayurvédico?



For my last birthday I got from my friend MD an ayurvedic massage as a gift, but we haven't gone till this week, it only took us six months! I visit quite often a physiotherapist so I'm used to get massages, but I've never got an ayurvedic one till now.

As usually happens to me, I began to enjoy the experience few days earlier, anticipating how good would it be, joking and fantasizing about it. Only the fact of going together to the appointment was quite an event. We ended all covered in oil and laughing out loud, we totally met our expectations.

Used to my therapist hands, it didn't felt like a massage but like an hour of caresses. It was a very pleasant feeling and it lasted in the skin even after absorbing the oils. A real luxury for our senses...

Do you often get a massage? Did you know ayurvedic massage? Have you tried yet?

Ayurveda

Gracias MD por un regalo genial, lo pasé muy bien!

Thanks MD for a great gift!


P.D. Encontré las fotos a través de Google, encontraréis algunas fuentes aquí.
PS I've found the photos in Google, you'll find some sources here.

6 comentarios:

  1. Lo mejor del masaje-caricia es que lo hayas disfrutado y nuestras conversaciones cenando después. ¡Eres mi solecito!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi último viaje a India, India del sur, planeamos seguir una terapia ayurvédica. En Varkala, en la costa, tuvimos la suerte de recibir durante tres días unos maravillosos masajes.
      Los dos primeros días nos hicieron un masaje por todo el cuerpo. Nos tumbaron en una tumbona de madera, la cual, tenía unas hendiduras por la parte saliente, deslizándose el aceite sobrante hasta depositarse en un cuenco. Creo que ha sido el masaje que me han dado, con más delicadeza, igual por los aromas de los aceites, igual por la temperatura y humedad. Eran sobre las ocho de la mañana en un día algo gris, que acabo siendo una experiencia única y relajante como ninguna.
      El último masaje parecía una tontería. Tumbados boca arriba, nos esparcían un aceite tibio solamente por la frente, en la cual, llevábamos una cinta tipo Jane Fonda y unas manos delicadas nos iban retirando el aceite que caía a un ritmo constante, así durante más de una hora. Al acabar e intentar irte, no dabas pie con bola, parecía que te habían transportado al universo exterior.

      En la Habana, hace ya algunos años, conocí a una de las personas más conmovedoras en mi vida, el masajista del hotel NH de Habana.
      Decidí darme un masaje, puedo decir que me gusta darme masajes, no sólo por placer, también tengo la espalda algo tocada de tanto carro para arriba y para abajo. Intento buscar, persona que han estudiado y se dedican a ayudar, aunque también me gustan los masajes superficiales, quiero decir los más suaves.
      Voy a un osteopata casi todos los meses y me deja como nuevo, una persona humana que un día a la semana se dedica a dar masajes a ancianos sin cobrarles.
      Bueno, volviendo al tema, con el masajista cubano estuve hablando mientras me daba el masaje y me contó que esperaba un hijo. Cada vez que lo mencionaba se le llenaban los ojos de lágrimas. Al despedirme le pedí si necesitaba algo de España y me pidió un biberón. “Un Biberón”!!**&&%%?!”·, me dejo atónito. Es increíble lo que pueden necesitar ciertas personas al otro lado del mundo, incluso los de la puerta de al lado.
      Al cabo de unas semanas volví a Habana, cargado con dos bolsas de ropa y dos bolsas de biberones y diversos artilugios para bebés. Unas cuantas amigas me dieron cosas que ya no necesitaban de sus pequeños y volaron hasta Cuba.
      Pedí cita con el masajista y al entrar le di las bolsas. Emocionado se puso a llorar, viendo lo que había, me miro y vio como yo estaba llorando, abrazándome y segundos después juntos empezamos a reír de alegría. No hizo falta que me diese ningún masaje, con los lloros y las risas, mi cuerpo se relajo de tal manera, que no hizo falta.

      Eliminar
  2. Lo gracioso, soy una persona con una enfermedad muy grave, tengo… “Cosquillas Crónicas”. Me cuesta mucho relajarme, aunque no soy pudoroso, me encanta tomar el sol y bañarme desnudo, es una sensación diferente, de liberta, pero que me toquen, puede ser de sobresalto, de carcajada, también de relax. Imaginaros, pues yo, repito y repito.

    Una anécdota, Hotel Ole Caribe, Venezuela, cerca de Caracas. Pregunto si tienen masajista y me dan hora. Al entrar en la sala de masajes me encuentro con una “Señora Mayor Masajista”. Me voy al cuarto continuo a cambiarme y por pudor me quedo con los calzoncillos y encima la toalla. Voy a la sala de masajes y lo primero que me dice, Que haces que no estas en pelotas!! Glub!!
    Creo que ha sido la vez que los calzoncillos y la toalla han volado más rápido. Ese día no me relaje mucho, pero al cabo de un tiempo, volví al hotel y repetí. Seré algo sadomaso???

    Creo que cada vez nos tocamos menos, hay menos abrazos, menos besos, menos achuchones, menos caricias y hay que buscar remedio.

    Ya por último en mi último viaje a Camboya, el año pasado, leímos en la guía que había masajistas ciegos. En Laos ya me dieron un masaje. Que increíble son los sentidos, que poco percibimos de ellos y cuanto perciben las personas que le falta uno sólo de ellos. Gracias al dinero que reciben pueden subsistir con dignidad, pueden tener familia que corretean por las calles aledañas y encima ayudan a los otros ciegos. El masaje estuvo bien, aunque normalmente los dan a la gente del campo y son algo más fuertes.

    Bueno os mando un fuerte abrazo, un achuchón por la espalda, una caricia en la mano

    Muak

    ResponderEliminar
  3. Maru muchas gracias! Hay que repetirlo pronto, al menos la cena y las risas!

    ResponderEliminar
  4. Christian, gracias por tus aportaciones online y offline. Siempre he pensado que tu vida y todas tus anécdotas darían para un libro. Sería una pena que tus historias se quedaran sólo en el apartado de comentarios, estaría encantada de tenerte como colaborador habitual en el blog para contar tus viajes, tus recetas o todo aquello que te emocione.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente hay que estar inspirado, que alguien te de un empujoncito, tener personas cerca que puedan ser respetuosas con tus opiniones y respetar su punto de vista.
      Tengo más anécdotas sobre masajes, aunque creo que serían para el tercer libro, "Sobreviviré con todos vosotros".
      Muak

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...