viernes, 4 de noviembre de 2011

Like stars...



Hay quien piensa que los amigos son como las estrellas, incluso cuando no los ves, están ahí. 

Yo no. Yo necesito ver a mis amigos, les echo de menos cuando no están cerca... Yo sería de las que me tumbaría al atardecer mirando hacia el cielo, ansiosa por la llegada del ocaso. Curiosamente en verano mi hora favorita es justo antes del anochecer, mi padre calificaba ese momento como "la hora mágica"...

He crecido lejos de gran parte de mi familia, y ahora, la mayoría de las personas que quiero viven lejos. Así que quizás debería haber aprendido que siguen ahí aunque no les vea tan a menudo como me gustaría.
Sin embargo, no me conformo. No lo consigo. Necesito una señal que me confirme que están ahí, no sólo en mi corazón, sino también en la realidad, notar su presencia. Será mi parte racional que reclama pruebas...

Si estuvieran cerca, me bastaría un cruce de miradas, una sonrisa cómplice, un abrazo, una palabra cariñosa... Al estar lejos, nos queda la fría tecnología. La señal puede ser una llamada, un sms o un e-mail. Es curioso cómo a través de un medio tan frío puede llegarte tanto calor e iluminar incluso el día más oscuro...

Mi mejor amiga cumple hoy 40 años. A pesar de encontrarnos en orillas opuestas, hoy trataré de estar más cerca, aunque sea virtualmente.
Aunque no me veas, estoy a tu lado... Feliz cumpleaños!


Some people think that friends are like stars, even when you don't see them, they're still there.

But I don't think so. I do need to see my friends, I miss them when they are not near... In the evening, I'd lay down looking at the sky, eager for the arrival of dusk. Oddly, in the summer my favorite time is just before dusk, my father used to call it the "magic hour"...

I grew up away from most of my family, and now, most of the people I love lives far away. So, maybe I should have learned that friends are still there even if I don't see them as often as I want.
However, I am not content. I can't. I need a sign to confirm that they are there, not only in my heart, that they're in real life too, to feel they're really there. It's probably my rational side that demands evidence...

 
If they were close enough, an exchange of glances, a smile of complicity, a hug, a kind word would be enough... But as we are far from each other, all we have is the cold technology. The sign may be a call, an sms or an e-mail. It's funny how such a cold mean can offer you so much warm and may illuminate even the darkest day...

It's my best friend's 40st birthday today. And as we are on opposite seashores, today I'll try harder to be close, at least virtually.

Even if you can't see me, I'm there, by your side... Happy Birthday!

2 comentarios:

  1. Lo has conseguido sin duda, porque como bien dices aunque nos separe un mar, hoy ha sido como si estuvieras conmigo, incluso he podido sentir tus abrazos virtuales. Pero aunque es verdad que la tecnología ayuda mucho, creo que es más bien por la fuerza de tu corazón.
    Gracias por estar siempre ahí. Un besote.
    Sonia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...